Personas mayores y peligros del calor

Las temperaturas de nuestro planeta cada vez están más elevadas, según ciertos estudios estamos experimentando una fiebre a nivel ambiental lo que provoca muchos problemas entre los más comunes podemos mencionar incendios, elevadas temperaturas, aumento de enfermedades y su propagación, etc.

Pero no solo son problemas exteriores, sino también en nuestro organismo pues el calor puede hacer que nuestro organismo se comporte de manera diferente ante circunstancias cotidianas, aunque si estamos en la flor de la juventud esto ni nos preocupe, pero ¿qué podemos decir de los más adultos? ¿cómo afectan a las personas mayores el calor? ¿hay verdaderos peligros con las temperaturas elevadas y nuestros adultos mayores?

¿Cómo nos afectan las altas temperaturas?

Todos los humanos somos organismos homeotermos, o dicho de otro modo nuestra temperatura corporal es constante. Nuestra temperatura se establece en 37 °C, a veces puede bajar un poco o subir, por ejemplo, al levantarnos nuestra temperatura puede ser un poco más baja y al final de la tarde un poco más alta.

El cerebro se encarga de controlar la temperatura, más exactamente es el hipotálamo funciona como termorregulador recibiendo señales desde distintas partes del cuerpo y cuando se produce una alteración empiezan las alarmas puede hacer que la presión sanguínea disminuya y el cuerpo se desmaye o por el contario un dolor de cabeza y sudoración para indicar que las temperatura esta alta.

Obviamente esto puede afectar a cualquier ser humano, pero ¿por qué debemos tener cuidado?, bueno resulta que al igual que un vehículo recalentado pierde funcionalidad, nuestro cuerpo recalentado ya sea por factores externos o internos puede causarnos muchos problemas de salud a corto y largo plazo.

Cuidado con los adultos mayores

Estos trastornos causados por el calor son muy frecuentes no solo en personas de mediana edad sino también en los mayores lo bueno es que no suelen ser cosas de tanta gravedad, pero si se descuidan pueden causar lesiones de por vida.

Por lo general se producen calambres si es el caso de que estaba ejercitándose un poco aumenta la sudoración mas de los normal, puede ocurrir en casos extremos un colapso por exceso de calor, se produce una falla cardio-circulatorioa y el cuerpo se desvanece.

Aparecen otros síntomas como dolor de cabeza, vomito, debilidad, hasta puede llegar a perder la conciencia por un corto espacio de tiempo. Es por eso que las personas mayores deben estar atentas por que puede representar un peligro, y más si residen en lugares donde las temperaturas son muy elevadas.

Si esto no se atiende a tiempo puede ocurrir un golpe de calor y fallo multi-organico, y esto ocurre cuando el hipotálamo ya no puede regular la temperatura corporal y como las alertas que él envía no son atendidas, lo primero en ocurrir es que la temperatura corporal sube mucho quizás a 40 °C, y esa temperatura puede causar daños grabes a nivel cerebral,  luego la piel empieza a perder elasticidad y el paciente puede entrar en coma o perder la vida.

En estos casos es urgente enviar al paciente de emergencia a un hospital o centro de atención, y por su cuenta puede aplicar compresas de agua fría en la cabeza del afectado. Cabe explicar que los principales en ser afectados por este tipo de afección son las personas mayores y si tienen otra enfermedad como diabetes o hipertensión aumenta el riesgo, y los bebes también son propensos a pasar por estas situaciones.

Tome previsiones para no ser afectado por el calor

Si usted está en un lugar muy caluroso puede tomar previsiones para no ser afectado, puede tratar de buscar zonas más frescas en su hogar y tratar de permanecer allí o si cuenta con un sistema de aire acondicionado pudiera adaptarlo para que mantenga fresca el área donde se encuentra, también evite hacer ejercicios rigurosos, use ropa holgada de colores suaves y si es posible de algodón, evite el alcohol las comidas muy calientes y no coma en exceso.

Si planea salir con su familia a la montaña o a algún lugar al aire libre trate de que no sea  a las horas donde el calor es más fuerte y siempre use una sombrilla y protector solar, báñese con frecuencia varias veces al día si es posible y si no, moje la cabeza de vez en cuando.

Tome abundante agua y procure estar en lugares donde haga sombra del sol. No se exponga a los rayos solares si no es necesario, bajo ninguna circunstancia se quede dentro del vehículo ya que allí se concentra más rápido el calor y la temperatura corporal puede alterarse rápidamente.

Si nos apegamos a estas recomendaciones gozaremos de buena salud y si las ponemos en práctica con nuestros familiares mayores de seguro que este verano no nos afectara la ola de calor.